🇺🇸 Etapa 4×01 🇺🇸 – ✊🏼 Resistiré 🤘🏼

🔙Etapa anterior: 🇹🇭 Etapa 3×07 🇲🇾 – ✊🏼Uña y Carne🤘🏼

Como muchos recordaréis; entrábamos (y salíamos) en 🇺🇸Malasia el 29 de febrero de 2020. Ahí La Honda y yo nos separamos con la idea de reencontrarnos unos 40 días después en 🇨🇦Canadá.

Tras abandonar a La Honda pillamos un taxi al aeropuerto y pensando que nos veríamos en Canadá pero, en menos de 2 semanas, llegó esa pandemia mundial conocida como Covid-19 y lo complicó todo (aún más).

Tras hablar con Bern, el encargado de gestionar el envío de La Honda que ya había ido a recogerla y se la había llevado a la zona de carga para ser enviada a Canadá, decidimos posponer el envío; pues las fronteras de todos los países estaban cerrando y cada día que pase la moto en el puerto de 🇨🇦Vancouver (Costa Oeste de Canadá) tenía que pagar 150 dólares (4.500 $/mes).

En vista de que el Covid no iban a ser 2 semanas, ya que pasaron meses, y yo había pedido un préstamo para enviar la moto a Canadá, decidí invertirlo en mi felicidad: busqué una moto con años y kilómetros, pero que fuese fiable y no diese averías, para poder gastar el dinero del préstamo y, cuando llegase el momento, vender la moto sin que se desvalorice (o no demasiado).

En efecto, un clasico; La Honda VFR 800 Vtec, con la que pensaba ir con mi padre y su recién adquirida África Twin CRF1000L a Cabo Norte, Noruega.

Pero como el covid también nos jodió eso decidí hacer en una sóla ruta las 47 provincias de la península ibérica, pues tenía vacaciones que gastar en el trabajo y la vuelta al mundo estaba totalmente parada.

Así, con la tontería, de repente ya había pasado un año y pico, estábamos en Octubre del 2021 y La Honda seguía presa en Malasia, pues las fronteras de Canadá seguían cerradas. En 2021 también tenía que gastar las vacaciones así que pensé en hacer otro RoadTrip por Europa, aunque ya conociese la mayoría. El problema fue que el día antes de salir no encontré los papeles de la VFR por ningún lado, llegándome a preguntar si me llegaría el documento original tras hacer la transferencia.

Me bajé a mi querido pueblo natal; Navalmoral de la Mata, en Cáceres, a ver a mi familia y según llegué, le comenté a mi familia lo que me había pasado y mi padre me dijo: «Pues llévate la África, está lista para rodar y a mí me da pena que esté parada en el garaje».

No me lo pensé 2 veces, según terminé de comer, eché 4 trastos a una mochila y esa misma noche me subí hasta Vitoria en vaqueros, cogí la ropa de la moto y me fui a los Pirineos, de ahí a los Alpes Franceses, Suizos, Italianos, Dolomitas, Alpes Austriacos, Eslovenos, Parque Nacional de Triglav y encaré hacia los balcanes pasando por Eslovenia, Croacia, Serbia, Macedonia del Norte, Kosovo y Albania, hasta llegar a Grecia donde cogí un Ferry a Italia, la crucé hasta Roma y cogí otro puerto a Barcelona para regresar a casa. Todo sobre la marcha, 100% improvisado, filosofía Gas & Roll.

Cuando por fin Canadá abre fronteras, la empresa de Canadá con la que trabaja Bern (el malayo), ha cerrado y los costes con la crisis del Covid y la guerra han pasado de 1.600$ a 4.000$. A esto hay que sumar que el envío de la moto tarda entre 35 y 40 días pero desde el Covid no hay regularidad en los envíos, por lo que ni si quiera sabremos cuándo saldría exactamente la moto, ni cuánto tardará en llegar y, si a esto le sumamos que yo tendría que estar esperando en el puerto a que llegue la moto (porque si no serían 150 dólares/día), hace que sea imposible gestionar el envío, porque alomejor me estoy un mes esperando en Vancouver y me tengo que volver antes de que llegue…

Con todo esto ya han pasado 2 años y ya empiezo a perder toda esperanza hasta que, cansado de entrar casi a diario desde 2020 a la web del gobierno de España de la situación de Malasia, de repente veo que el 1 de abril abre fronteras…

Me espero un poco a ver si se mantienen abiertas y me decido a descartar (por el momento) el envío de la moto a Canadá y viajar a Malasia para intentar recuperar a la Honda y continuar mi periplo por tierra.

Una vez cuadro las vacaciones en el trabajo, pillo vuelos y empiezo trámites para salir el viernes 20 de mayo de 2022 hacia Kuala Lumpur. Una vez más, me he vuelto tarumba para conseguir el dichoso aval que exige el dichoso Carnet de Passages que emite el dichoso RACE (clic aquí para saber lo que es).

Hasta 48 horas antes no sabía si iba a conseguir a tiempo el CDP, por lo que al tener ya la moto importada en Malasia (con el carnet viejo que caducó en 2020) si no conseguía el nuevo, las 3 semanas que tengo de vacaciones serán para recorrer Malasia muy lentamente. Como finalmente he conseguido el CDP podré seguir viajando dirección Australia; pasando por Singapur, Indonesia, Brunei y Timor oriental. Manos a la obra dedico todo mi tiempo libre a preparar el viaje.

Los días se me pasan volando y, de repente, me veo saliendo en un autobús desde Vitoria a Madrid, donde me recoge mi hermana y me lleva al aeropuerto para salir hacia Malasia.

Tras problemas en la aduana para salir de Madrid (me exigen un billete de salida del país, no entienden que tengo allí la moto) y tras casi perder el vuelo, son las 16:10 y partimos hacia Doha.

Unas 2 horas y media de escala en Catar y pillo el último vuelo, de otras 9 horas hacia Kuala Lumpur; famosa por ser la capital de Malasia y, sobretodo, por tener presa a la Honda.

Sábado 21 de Mayo, 3:30 de la tarde, aterrizamos en KL. El taller donde me guardan a La Honda abre los sábados, pero hasta las 18h. Tras una larga espera, consigo pasar los trámites de inmigración (me ha costado menos que salir de España) y estoy oficialmente en Malasia.

105 euros, unos 450 ringits.

También consigo dinero en efectivo y con ello una tarjeta SIM con Internet, lo que me facilitara mucho la vida y ahorraré tiempo.

Abatido pero Erguido, no me dejo derrotar!

Ya estoy en un tren de alta velocidad hacia KL, a unos 78 km del aeropuerto, voy muy justo (como siempre) pero igual lo consigo.

Son las 17:40, al fin estoy en KL e intento pedir un Grab (el Uber/Cabify de Asia) pero no hay ninguno cerca, por lo que salgo de la estación corriendo para buscar algún taxi, pero no encuentro y me planteo si ir de una carrera (son unos 2 kilómetros pero voy muy cargado y no llego a tiempo ni de broma). Al fin encuentro un taxi y cuando le pongo el GPS en mi móvil porque el tipo no sabe dónde es… El coche no arranca.

Al final consigue arrancar el taxi y voy camino del taller. Cuando veo la avenida, la reconozco y la recuerdo, mi corazón se pone a 15.000 rpm.
17:55 llegó al taller y veo el culito de La Honda antes de bajarme del Taxi, no sé ni cómo comportarme, estoy nervioso y raro.

Al fin estamos juntos, sé que hay gente mirándonos, pero yo ni les miro. Sólo doy vueltas alrededor de La Honda, hasta que me decido a girar la llave, escucho ese particular sonido de la inyección y, con esperanza (pero rezando para que el mito no decaiga) le doy al botón de arranque y… La Honda, 812 días después, ha vuelto.

Hay clientes y mecánicos, pero yo sólo conozco al dueño. Cuando termino mi reconciliación, miro a la gente hasta que un mecánico me devuelve la mirada y me indica que entre a la oficina. Nada más entrar veo todos los trastos que dejé porque se iban a enviar hace 2 años con la moto a Canadá.

También me devuelven el permiso de circulación y mi carnet de passages, junto a la factura de 2020 (unos 200€) por los mantenimientos que les contraté para la puesta a punto de cara a continuar rodando por Canadá.

Me dan la factura nueva porque les pedí que hicieran revisión a fondo y me cambiaran todo lo que no estuviese al 100%; rodamientos, consumibles, todo (cambio de todos los líquidos, filtros y poco más). Unos 200 euros vuelvo a pagar.

Salgo con la hija de Sunny (oficinista) a hablar con el hijo mayor (jefe taller) para que me cuente lo que le ha visto/hecho a la moto. Tras insistir en preguntarle que si no ha visto ni un rodamiento mal, ni nada roto (a la vista) le digo que me cuesta creerlo después de la tralla que traía y más de 26 meses parada. Su respuesta ya me la habían dado en más idiomas: «Jhonda is Jhonda«

El taller está cerrando así que saco a La Honda a la calle para rehacer el equipaje y tirar cosas que se han ido pudriendo. Tras una hora o así enganchando todo el equipaje con pulpos hasya que tenga todo en su sitio (o puesto, que el mono de cuero ocupa mucho) ponemos en el GPS la dirección del hotel pero con una para intermedia…

«Resistiré, erguido frente a todo. Me volveré, de hierro para endurecer la piel y aunque los vientos de la vida soplen fuerte… ¡Soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pié!«

Llevaba 2 años saboreando un momento así… He resistido, para seguir viviendo. He soportado los golpes y jamás me he rendido. Y aunque los sueños se me hayan roto en pedazos, he resistido! Por estos 2 años y por la Rock&Roll actitud, el ✊🏼Gas & Roll🤘🏼 ha vuelto!!

Al fin llegamos al destino; su primera noche en libertad. Subo a dejar las cosas a la habitación y me llevo a mi chica a cenar por ahí, que tenemos mucho que celebrar y mucho de lo que hablar.

Tras un rato charlando en la terraza de un bar, el hambre aprieta; son las 11 de la noche y desde que me dieron algo de desayunar en el avión no he vuelto a comer nada…

Ensalada de marisco y pollo a la brasa con vistas a La Honda. Las 2 cervezas me valen lo mismo que el resto de la cena (que pica que se jode), unos 17 euros. Eso sí, entre el calor que hace, la humedad y el picante he tenido que pedir 2 botellas de agua y una bebida que tienen que alivia el picante…

Ha sido un dia muy largo, arropo a la niña antes de ir a dormir…

No se me da bien escribir, pues no soy capaz de describir lo que estoy sintiendo ahora mismo… Por eso me gusta el Rock’N’Roll, hay una canción que sí sabe describir como te sientes; en mi caso, durante 812 días, con una pandemia mundial, una crisis financiera, una guerra internacional y no unos 15.000 kilometros de distancia; Resistiré – Versión porretas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: